Banner
Banner
Ciudad Obregón, Sonora
17 de Noviembre de 2017
Ganan Dodgers el primero de la Serie Mundial
Redacción
24 de Octubre de 2017

Pese al calor, Clayton Kershaw conservó la frialdad durante su debut en la Serie Mundial, y su estupenda faena guió a los Dodgers de Los Ángeles hacia una victoria por 3-1 sobre los Astros de Houston, en el primer juego del Clásico de Otoño.

Kershaw debió cambiarse el jersey empapado en sudor durante una noche en que el termómetro llego a 39 grados centígrados (103 Fahrenheit). Pero logró congelar el bateo de los Astros, con lo que siguió olvidándose de la mala fortuna que había tenido en sus años anteriores durante los Playoffs. 

Un jonrón de Justin Turner produjo dos carreras para romper el empate en la sexta entrada ante Dallas Keuchel. Y Kershaw tuvo control absoluto de la situación ante el equipo que más carreras anotó esta temporada en las Mayores. 

El as había esperado toda su carrera para que llegara este momento. Y una vez que subió a la lomita para su primer encuentro de Serie Mundial, lució como un digno heredero de Sandy Koufax, Orel Hershiser y todos los grandes pitchers en la historia de los Dodgers. 

Galardonado tres veces con el Cy Young, Kershaw recetó 11 ponches, la mayor cantidad de un pitcher en un primer juego de la Serie Mundial desde 1968. Permitió apenas tres hits y no dio un solo boleto a lo largo de siete capítulos. 

Su tremenda curva hizo que los bateadores de Houston lucieran torpes en más de una ocasión. El único descuido de Kershaw derivó en un jonrón de Alex Bregman que empató la pizarra 1-1 en el cuarto acto. 

Chris Taylor dio la ventaja a los locales, al encontrar el primer lanzamiento de Keuchel en el duelo para disparar un cuadrangular. 

Brandon Morrow resolvió a la perfección el octavo inning, en tanto que Kenley Jansen retiró en orden a los Astros en el noveno para acreditarse el salvamento, coronando una faena combinada de tan sólo tres inatrapables. 

Dominantes, los relevistas de los Dodgers han lanzado 25 innings consecutivos sin tolerar anotación en esta postemporada. 

Un entusiasta público acudió al primer encuentro de Serie Mundial disputado por los Dodgers de 1988. Como recompensa, los espectadores recibieron un motivo inmediato de celebración, el bambinazo de Taylor, quien compartió con Turner el premio al Más Valioso de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional. 

Ante los Astros, ambos siguieron haciendo contacto. La derrota deja a Houston sin un solo triunfo en el Clásico de Otoño en su historia de 56 temporadas. La única vez anterior que llegaron a estas alturas, los Astros fueron barridos por los Medias Blancas de Chicago en 2005. 

El segundo juego está previsto para este miércoles. Justin Verlander, el Jugador Más Valioso de la Serie de Campeonato de la Liga Americana, subirá a la lomita por los Astros, para enfrentar al zurdo Rich Hill. 

DOS ERRORES FUERON DEMASIADO PARA KEUCHEL 

Dallas Keuchel caminó lentamente hacia la cueva. Dos errores. Dos jonrones.

El zurdo de la tupida barba e intensa mirada permitió un jonrón solitario a Chris Taylor al abrir el juego y otro de dos carreras a Justin Turner en el sexto inning, batazos que llevaron a los Dodgers de Los Ángeles a la victoria. 

En una noche en la que Clayton Kershaw solo tambaleó con un pitcheo, el cuadrangular con el Alex Bregman abrió el cuarto para empatar transitoriamente el partido, dos ofrecimientos fueron una losa demasiada pesada para el as de los Astros. 

Keuchel solo había permitido un jonrón en su primer lanzamiento de un juego, ante Starling Marte el 26 de julio de 2012, en el que fue el primer turno del jardinero dominicano de Pittsburgh en las Mayores. 

Taylor llegó listo para pescar temprano, en una inusual calurosa noche y de vientos en las montañas de Santa Ana. Despachó el lanzamiento 447 pies, depositando la bola en el pabellón del jardín izquierdo. 

Keuchel toleró solo un corredor en los siguientes cuatro innings, ayudado con tres doble play, pero se cavó su propia fosa al expedir un boleto con cinco lanzamientos a Taylor con dos outs en el sexto. Keuchel se puso arriba 1-2 en la cuenta frente a Turner, pero el tercera base desapareció una recta por el izquierdo. 

El jardinero Marwin González se fue contra el muro pero se quedó sin espacio de maniobra para alcanzar una pelota que cayó en la primera hilera de asientos de la tribuna. 

Eso marcó la diferencia definitivo en una noche en la que Kershaw estuvo magistral. 

Keuchel miró a la pantalla gigante, con una mano en su cadera izquierda, mientras Turner recorría las bases. No mostró reacción alguna cuando fue reemplazado con dos outs en el séptimo inning.