Banner
Banner
Ciudad Obregón, Sonora
25 de Septiembre de 2017
Opinion
Columnista
Columnista
Ventarrones
Gustavo Zamora | 28 de Agosto de 2017

Molestia e incredulidad entre los panistas con trayectoria ocasionó Rafael Delgadillo al anunciar que se encuentran en el proceso de auscultación y ya sostienen encuentros con personas de otros partidos.

Visto desde fuera, el PAN convalece de una administración estatal donde lo más común fueron las irregularidades por contradictorio que se escuche, muchos de los nuevos ricos del sexenio anterior se creen con derecho de tener un papel preponderante y hace bien el presidente del PAN en Cajeme al no considerarlos.

Una cosa es que los derechos políticos estén consagrados en la Constitución y los ciudadanos puedan contender por un puesto de elección popular y otra muy distinta utilizar la política como una válvula para banalidades y deseos protagónicos, en todos los partidos hay personajes de poco razonamiento y mucha pose, pero en el PAN son demasiados.   

Sin el afán de causar molestia entre sus militantes entre quienes cuento muchas amistades, pero se mencionan nombres para la alcaldía que en su vida han tenido una responsabilidad pública, vaya, que en su vida han trabajado. Es válida la pregunta si la lista no es parte de una broma de esas de cámara oculta.

Más allá del error que pudiera haber cometido el presidente del PAN debe prevalecer la unión en torno al objetivo del 2018, Rafael Delgadillo es un hombre de buenas intenciones, el albiazul padeció presidentes políticamente correctos en público pero con oscuras intenciones tras puerta cerrada, elucubrando revanchas, golpes bajos y generando beneficio particular de presupuestos públicos.

Qué bueno que Julio Cesar Pablos, marcó la distancia con ese y todos los partidos, creemos que hace más falta del lado de la sociedad y exigiendo cuentas a los gobiernos que en las papeletas.

En Movimiento Ciudadano no se deciden con quien van a hacer alianza en 2018, ojalá le den celeridad al asunto, si bien no es fácil decidir por un PAN con sus figuras más sobresalientes en la cárcel y un Morena donde todo gira en torno a una persona, deben considerar que el tiempo avanza. En el PRI la apuesta es a la pasarela sin medida y en algunos casos a que prevalezca esa sentencia popular de “más vale malo por conocido”.

Por supuesto que hay unos priistas que trabajan más duro que otros pero la historia del tricolor nos dice que a la hora de las definiciones a veces eso no es tomado en cuenta, la titular del Ejecutivo en el Estado analizará llegado el momento con quienes cuenta para trabajar en la segunda mitad de se ejercicio.

A propósito de MC, meses atrás se planteó en cabildo una consulta ciudadana para ver si los ciudadanos refrendaban en el puesto a la planilla ganadora en 2015, por supuesto que se desechó la moción por contravenir la Constitución, se argumentó que los ayuntamientos no son órganos para llamar a elecciones.

Aunque la propuesta se puede abordar con muchas aristas, no deja de ser un ejercicio interesante pues es la única forma de aprobar o corregir el rumbo de una administración, sin importar su tamaño, algunos representantes de MC abrazaron como suya la aprobación de Enrique Alfaro en Guadalajara y prometen de ser favorecidos el próximo traer esa figura aquí (la de ratificación de mandato por supuesto). Muy temeraria la propuesta, en una sociedad desinformada como la nuestra y con estructuras partidistas bien aceitadas los ejercicios de una aparente democracia puede ser mal utilizados.

El estadio

Qué ironía, Faustino Félix Chávez revisó los daños que ocasionó una ráfaga de viento en el estadio para el que gestionó recursos, se sabe que algunas partes del techo cayeron lejos de ahí… cuando el Alcalde tenía cuatro años de edad su abuelo Faustino Félix Serna inauguró el Tomás Oroz Gaytán, inmueble que ha visto pasar el tiempo, las alegrías de sus aficionados, las tristezas, y ahí sigue, de pie, sin un rasguño.

De inmediato todos se erigieron en expertos ingenieros estructuristas, se aseguró que su construcción no reunía los estándares de calidad, calificaciones arriesgadas e injustas sobre todo porque no se tiene información precisa, el linchamiento en redes no es gratis y tiene sustento basados en la opacidad en el proyecto y la cuestionable honorabilidad del funcionario que intentó justificar la construcción del inmueble en el trienio anterior.