Banner
Banner
Ciudad Obregón, Sonora
19 de Febrero de 2018
Ven narcisismo maligno en políticos
Reforma
26 de Enero de 2018

CIUDAD DE MÉXICO.- En la mayoría de los políticos mexicanos impera un narcisismo maligno, es decir, buscan su propio beneficio a toda costa y tienen una falsa idea de ser omnipotentes, advirtió Delia Hinojosa, presidenta de la Asociación Psicoanalítica Mexicana (APM).

"Tienen una estructura de personalidad muy vulnerable y su defensa es el desarrollo de una careta de ser intocables, de tener mucho poder; pero en el fondo lo que quieren es, de alguna manera, vengarse y destruir a todos.

"Son personas que viven sin un código de ética, sin respeto hacia las reglas; no les importa el otro y el vínculo con las personas es sólo para obtener un beneficio personal", alertó durante su participación en el 57 Congreso Nacional de Psicoanálisis de la APM.

Dijo que son individuos que utilizan sus funciones y los medios a su alcance para sacar provecho económico o de otra índole sin importarles el quebranto y daño que ocasionan a otras personas y al País.

La especialista aseguró que, para cambiar esta situación, México requiere de un Gobierno que ejerza autoridad para la organización de los mexicanos y no para su sometimiento.

"Esto es por la falta de ley. En psicoanálisis hablamos de la ley del padre. El padre es el que viene e instaura la ley en el niño y el niño, a través de esa ley, va sabiendo lo que está bien y lo que está mal, lo que se puede y no se puede. Pero en México, nos hemos perdido. La gente no sabe lo que se puede y no se puede. Pensamos que se puede todo.

"No hay una ley porque todo lo corrompemos; esto viene desde las autoridades. Si las autoridades corrompen. Si el padre miente, ¿por qué los hijos no van a mentir? Si nuestro padre Gobierno es corrupto, tramposo y nos engaña, ¿por qué los de abajo no lo van a hacer?", cuestionó en su ponencia.

Hinojosa señaló que esta situación puede revertirse si, desde casa, los papás ponen reglas y transmiten el respeto por los otros y la tolerancia.

"Debe existir un ambiente que ayude a los niños a crecer bajo estos ideales de vivir en un mundo donde sí existe respeto y una autoridad, y un cariño por el otro; una igualdad en el trato con el otro, y entonces esos niños van a exigir lo mismo cuando sean adultos", indicó.