Banner
CD. OBREGÓN, SONORA MIERCOLES 16 DE OCTUBRE DE 2019
Esna ya no quería queso, sino salir de la ratonera
Gustavo Zamora
10 de Julio de 2019

CIUDAD OBREGÓN.- La cesión de derechos en la construcción de obra pública no es algo que ocurra cotidianamente y a esta generalmente le preceden irregularidades administrativas y una mala planeación expuso José Carlos Galindo.

El Secretario de Desarrollo Urbano del Municipio de Cajeme abundó que no se ha hecho formal el comunicado a la autoridad municipal, pero a través de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) se les informó que una empresa local se encargaría de finalizar la calle Sufragio solo en la superficie de rodamiento y algunas banquetas cuyos trabajos ya se habían iniciado.

“No están rescindiendo el contrato, para ello se considerarían causas imputables, una falta, para no entrar en polémica si fue falta de la SCT o de la constructora, -que si no me pagaste, tu no hiciste, etc, se iba a alargar en un proceso legal se opta por la cesión de derechos”, mencionó.

Dijo que después de muchos meses de retraso el constructor “ya no quería queso sino salir de la ratonera”, atribuyó la mala culminación por parte de Esna Construcciones a un trabajo de planeación deficiente que no consideró factores importantes a la hora de participar en licitaciones.

“Se trata de una obra que nació mal, tuvo una gestación mala y ahora se ven los resultados, no se hicieron las cosas con orden y se les acabó el sexenio, ahora en el gobierno de la cuarta transformación se acabaron los vicios, se tiene que construir lo que se contrata”, estableció.

Minimizó el cambio de material con el que se finalizará la obra por ser una superficie mínima de rodamiento, sin embargo, se dijo satisfecho con la designación por parte de la dependencia federal de una empresa local (Harbor) de los hermanos Adolfo y Jorge Harispuru Bórquez, porque debido a la cercanía existirá una mejor supervisión por autoridades y ciudadanos.