Banner
Banner
Ciudad Obregón, Sonora
18 de Julio de 2018
Opinion
Columnista
Columnista
Viraje
Gustavo Zamora | 09 de Julio de 2018

Hablaron las y los electores de Cajeme y el mensaje fue claro: No quieren que el PRI siga estando al frente de la administración pública. Una semana después de la inobjetable victoria de Morena, aún buscan determinar qué pasó, por el lado del PRI achacan su suerte a la corrupción de Peña, en Morena ingenuamente creen que fueron los perfiles de sus candidatos locales quienes convencieron.

Con un poco de autocrítica que tuviera el gobierno municipal y los integrantes de los partidos de los cuales emanaron la presente y anterior administración municipal pudieron haber anticipado el desastre. Era cuestión de salir a la calle, esas tareas puntuales con las que debe cumplir un gobierno municipal no han estado llevándose a cabo bien más o menos desde 2009.

La primer reacción en palacio municipal fue surfear en la ola del efecto AMLO y el golpe de timón que dieron los electores pero resulta que los cajemenses dijeron no al PRI y lo mandaron al tercer lugar pusieron en primer sitio a Sergio Pablo Mariscal de Morena, en segundo a Rodrigo Bours; el independiente casi llega a los 25 mil votos por 18 mil de Emeterio Ochoa.

A propósito de Emeterio debo reconocer la entereza con que asumió el resultado de la elección, el mismo lunes convocó al resto de los candidatos y de frente a decenas de reporteros asumió la responsabilidad -quizá más de la que le corresponde- del fracaso electoral. El resultado sirvió para confirmar como algunos ex aspirantes del tricolor son tan pequeños que no pudieron dar la cara y prefirieron quedarse agazapados a las afueras del edificio del PRI.

Dicen que habrá de darse una “transición tersa”, desconozco su definición en política, pero si eso significa que esconderán la basura debajo de la alfombra no habrá de servirnos de nada el 5 de 5 que se aventaron los cajemenses.

Sergio Pablo Mariscal dijo en campaña que instalaría en Cajeme una recicladora municipal mediante la cual el municipio obtendría recursos, al buen entendedor pocas palabras, no necesita decir que buscará echar abajo el convenio con TecMed porque no se entiende donde buscará el material para reciclar a menos que sea uno que otro servidor público municipal que de seguro le encargarán proteger. Por cierto, que no fue muy claro en su primer discurso, ya hemos escuchado durante muuucho tiempo a alcaldes con listas de buenos deseos.

Pero si el presidente municipal electo no fue especifico en su agenda y saltó de una idea a otra, Rodrigo Bours Castelo dio rumbo a las tareas que habrá de seguir como regidor, anticipó que los contratos con Optima Energía y TecMed habrán de ser revisados, además de otros que presumiblemente fueron otorgados a personas que en su momento debieron excusarse de participar en la obra pública al representarles un conflicto de interés real. 

Ojalá le dé una buena sacudida al árbol Rodrigo Bours a su llegada como regidor porque también hay constructoras de familiares suyos fueron favorecidas con la construcción de calles que aparte de inútiles resultaron bastante chafas.

Sin obstáculos 

Ahora que Morena tiene mayoría en los congresos y trae la legitimidad que proporciona el respaldo de los ciudadanos suponemos habrán de revisar y poner orden en el tema de los policías asignados como escoltas a particulares pero que son pagadas con dinero público.

Los gobiernos municipales en Cajeme utilizaron el argumento de que en Sonora los guardias privados tienen prohibida la portación de armas de fuego, cuestión entonces de modificar las leyes para que los policías asignados a la protección de particulares los comiencen a pagar de su bolsa, con la hegemonía en los congresos no estaríamos tan lejos de poner orden en ese renglón.

Sagarpa

Dice Faustino Félix que le malinterpretaron su declaración acerca de la instalación de Sagarpa en Cajeme, para estas alturas amable lector usted ya debe haber leído el intercambio de tuits (quizá hasta alguna sonrisa le provocaron) ante esto no hay nada que agregar. 

Parece que esa máxima tan socorrida de los empresarios de “Actuemos y hablemos bien por Obregón” no aplica para todos. En junio del 2017 René Arturo Rodríguez (Yaquis) dijo que la ciudad no estaba para andarse presumiendo y los illuminati de Obregón casi lo crucifican, que curioso que hoy salga de palacio municipal la versión que a Cajeme le hace falta infraestructura.

Lo bueno que tenemos un Instituto Municipal de Investigación y Planeación muy eficiente que ya para este momento debe tener un desglose bastante completo del impacto de esa iniciativa como lo hizo con el Estadio Yaquis, el Rastro Municipal, el alumbrado público y tantas otras acciones supervisadas por el IMIP que nos colocan como una ciudad modelo. ¿Verdad?

A ver como le va a nuestro Alcalde en su próxima negociación con el Gobierno Federal, resulta que el edificio que ocupa la Comisión Nacional del Agua en Cajeme en la esquina de la calle Hidalgo y Sinaloa deberá reclamarlo en el periodo que le resta al frente de la administración municipal porque el inmueble forma parte de los bienes del Ayuntamiento.