Banner
Banner
Ciudad Obregón, Sonora
21 de Septiembre de 2018
Columna De Interés Público
por Gustavo Zamora
Fepade: Qué sí y qué no
Gustavo Zamora | 09 de Mayo de 2018

Ahora que faltan unos días para que inicien las campañas para relevar a los alcaldes en nuestro estado y elegir diputadas y diputados (en algunos casos solo habrán de pasar el reciclaje) vale la pena plantearse si el discurso que están manejando las candidatas es el más inteligente.

Con esa regla que insisten en llamar “de paridad de género” hemos escuchado de forma constante que por el solo hecho de ser mujer tendrán características únicas que las colocaría en un sitio especial, algo así como un nicho que las resguardaría de la corrupción para tomar las mejores decisiones y ser solidarias con las causas más humanas.

Antes de continuar debo establecer -y a estas alturas estoy seguro que todos los lectores de este espacio lo tienen claro- que las diferencias sexuales no deben reflejarse en desigualdad en ningún campo.

No dudamos que exista un genuino interés por parte de las candidatas (todas y de todos los partidos) pero sería muy sano para elevar el nivel de diálogo que para todos los aspirantes las cualidades o defectos estén repartidos de la misma manera. El hecho de ser mujeres no las hace las mejores alternativas, lo pudieran ser en caso de contar con la experiencia, preparación y probidad en su desempeño en el servicio público.

Porque intrínseco al mensaje de: “lucharé para representar a todas las mujeres” están los estereotipos que nada abonan a romper el círculo vicioso contra el que dicen las candidatas estar en contra, pero en sus eventos -incluso como legisladoras- regalan costureros o prometen dar capacitación para que pongan una estética en sus casas o elaboren tortillas de harina.

México es un país de leyes, bien valdría la pena mejor que se comprometan a cumplirlas y de esa forma se estará avanzando a la verdadera equidad y a empezar por disminuir y luego abatir la desigualdad económica, política y social que existe la cual es fomentada precisamente desde los partidos políticos e instituciones públicas.

Qué Sí y Qué No

Así se llama el apartado que establece lo que pueden y no pueden hacer los servidores públicos, se encuentra en el sitio fepade.gob.mx y que por lo visto pasaron por alto los servidores públicos que despachan en palacio municipal.

Se fue prácticamente el trienio y en el Ayuntamiento de Cajeme no aprendieron a observar el más elemental respeto a la ley y consecuentemente a los ciudadanos; la Síndica Municipal por ejemplo estuvo atendiendo a Claudia Ruiz Massieu en el evento que organizó el Partido Revolucionario Institucional en Cajeme, de ahí se trasladó a la colocación de la primera piedra del Centro Comunitario de la CMIC.

Según la Fiscalía Especializada para la Atención de los Delitos Electorales lo que hizo la funcionaria municipal constituye un delito, a la letra el punto número cuatro dice: 

“¿Qué conductas de los servidores públicos se consideran delitos electorales?

Proporcionen apoyo o presten algún servicio a un precandidato, partido político, coalición, agrupación política o candidato, sea que lo haga por sí mismo o a través de sus subordinados, en sus horarios de labores.

Lo mencionamos aquí hace un mes, (De Coaliciones y Colusiones - 9 de abril) y un mes después ya dan cuenta en espacios de la prensa nacional; los buenos resultados que obtendrá Andrés Manuel López Obrador en nuestro estado se reflejarán en el regreso de los funcionarios identificados con la administración de Guillermo Padrés. 

De inicio la rebatinga iniciará en las delegaciones del Gobierno Federal en Sonora, y es que solo hay que ver los equipos cercanos de los aspirantes a puestos de elección popular, en el ejemplo más cercano que tenemos es el aspirante a la diputación federal por Morena Javier Lamarque Cano quien está cobijado por los incondicionales de Padrés Elías.

Quienes están más enterados aseguran que en muchos casos ya los titulares tienen pensado presentar su dimisión después de las elecciones pues entre los compromisos ineludibles están hacer todo lo posible en corresponder a quien les dio el cargo, salvar la senaduría sería una forma digna y leal de retirarse.

No le sorprenda que los próximos seis años en Sonora las dependencias federales tengan un desempeño muy similar al Gobierno del Estado del 2009 a 2015.